El que no arriesga, no gana

Los estudios indican que se sienten más satisfechas y realizadas las personas que se han arriesgado a hacer algo que les importa, aunque no lo hayan logrado, que las que nunca se atrevieron. ¡Mejor intentarlo y fracasar que no intentarlo nunca!